Post destacados

Luchar contra Mercadona no es tu batalla
El uso de WhatsApp en las empresas
Básicos de gestión de un supermercado
Cliente satisfecho WhatsApp en las empresas Básicos de gestión de un supermercado
Estrategia de negocio / Posicionamiento
Proyectos / Comunicación
Gestión de negocio / Principios básicos



Focaliza tu empresa a las necesidades del cliente
Focaliza tu empresa: ventas y margen
Gran Consumo: Básicos de gestión económica del surtido
Focaliza tu empresa Focaliza, ventas y margen Gestión económica del surtido
Estrategia de negocio / Retail Estrategia de negocio / Retail Gestión de negocio / El surtido

Breves recomendaciones financieras a nuestros políticos en su toma de posesión. El camino se hace andando

Desde anoche la administración de muchos entes Municipales, Diputaciones provinciales y algunas Comunidades Autónomas cambian de administradores.

La crisis financiera que vienen atravesando nuestras fianzas públicas necesitan de la colaboración de todos. Ahora es el momento de demostrar que se trabaja por el futuro de los ciudadanos, que se dejan a un lado las malas prácticas y que se empieza a pensar en lo público como lo común de todos. La crisis nos ha enseñado muchas cosas y es el momento de no volver a caer en las prácticas que se han revelado como destructivas de valor, generadoras de gasto y propias de manirrotos.

El compromiso adquirido por el Gobierno español con la UE queda plasmado en el Plan de Estabilidad 2011-2014, refrendado en Abril de 2011 en Consejo de Ministros. Este plan, no es sólo un plan del Gobierno, es un plan que compromete a todas las Administraciones Pública (Estatal o Central, Autonómica, Local y Seguridad Social) en la consecución de unos niveles de Gasto, de Ingresos y Déficit Público.

Como la mayoría conoce, el entorno macroeconómico no está siendo propicio para España debido especialmente a la escasez de la demanda interna provocada en parte por las altas tasas de desempleo, la falta de financiación de empresas y particulares, las elevadas tasas de inflación que repuntan con motivo de las alzas que se vienen produciendo en las materias primas y la energía, y las que provocaron las alzas en algunos impuestos.

En este panorama algo parece sin embargo que empieza a repuntar, el turismo y las exportaciones. No podemos perder competitividad en un mundo global si queremos seguir con el repunte que está llevando a cabo la actividad industrial, aunque partía de valores “bajos”.


Hay muchas variables en la economía que no están en las manos de los entes administrativos que acaban de ser de nuevo designados, pero otros muchos sí lo están. Uno tiene que hacer bien lo que está en su mano, y dejar que otros acometan lo que está en su nivel de decisión, siendo siempre positivos y colaboradores pues nos jugamos lo común, lo de todos.

Los Déficits presupuestarios que venimos arrastrando desde 2008, han elevado nuestra Deuda a cotas que duplican la de años precedentes, teniendo estimaciones de que ésta alcanzará los 723.000 milllones de euros a finales de 2.011.

El Déficit de 2010 marcó un récord en nuestras finanzas con 98.227 millones de euros, cuando sus Ingresos ascendieron a 379.497millones de euros ( déficit del 25,9% sobre ingresos).

¿Qué empresa podría aguantar con semejante diferencial entre ingresos y gastos?

La distribución de este Déficit entre las distintas AAPP fue de: 
  • Administración Central 52.798 mio.€ 
  • Comunidades Autónomas 35.997 mio.€ 
  • Corporaciones Locales 6.844 mio.€ 
  • Administración de la Seguridad Social 2.588 mio.€ 
El problema como vemos no es sólo del Gobierno compete a todas las AAPP.

Si analizamos los agregados de Ingreso y Gasto que conforman el Resultado Consolidado de nuestras Administraciones Públicas observaremos la alta dependencia que tenemos en Gastos de Funcionamiento y Prestaciones Sociales ( 98,9% de ingresos en 2.010). La dificultad de reducción de Déficit es muy alta, debido al estancamiento que atraviesa nuestra economía que hace que no aumenten los Ingresos.
En ciertos ambientes, especialmente en clave política, se suele culpar de la crisis a factores externos, provocada por otros países, por especuladores, pero en raras ocasiones se asumen las incompetencias de cada uno.

La labor legislativa, de control, de regulación, etc... no depende de factores externos sino que es competencia de los que gobiernan, cada uno en la parte y área geográfica que le corresponde. Mucha parte de la culpa de la situación actual viene de la falta de control realizada, desde el Banco de España, desde las instancias europeas, desde las CC.AA, desde los Ayuntamientos, desde el poder legislativo, etc...

El exceso de viviendas construidas, el crédito fácil y accesible para cualquier perfil de riesgo, debió ser controlado y guiado. Este es un problema español, no de terceros países.

La concesión de hipotecas a personas de perfil de riesgo bajo, la concentración de riesgos por las entidades financieras en niveles anormalmente altos, tampoco fue un problema importado de terceros países.

La concesión y concentración de riesgos por las Cajas de Ahorros en el crédito promotor, inmobiliario e hipotecario fue asumido por sus dirigentes, por sus consejos de administración, … la mayor parte de ellos en manos de dirigentes políticos y no en manos de profesionales de las finanzas. Además, estas Cajas asumieron la financiación de proyectos inviables, de carácter político, mera propaganda, en el festín del dinero fácil. Esto lo vamos a pagar entre todos, el FROB somos todos, y cuando hablamos de ayuda del FROB hablamos ya de negocios en quiebra. esto no lo ha provocado ningún elemento exterior.

También los Bancos participaron de esta “orgía de crédito”, de la hipoteca fácil, del crédito promotor, pero estos debían presentar sus cuentas a sus socios y velaron algo más sus riesgos.

Ante la situación de las finanzas públicas de algunos países de la zona euro, los grandes prestamistas tomaron sus precauciones. Las agencias de rating y los prestamistas se pusieron “manos a la obra”, revisaron con detalle las cuentas públicas de los distintos países y advirtieron de la inconsistencia de la política común de la EU: misma moneda única, distinta política fiscal, igual política financiera, distintas tasas de crecimiento, distintas regulaciones, etc... Esto en finanzas equivale a prima de riesgo, cada país tenía un riesgo distinto y ofrecía distinto perfil en caso de impago.

Volvemos a la pregunta anterior ¿Prestaría usted dinero a una empresa que expresara en su cuenta de explotación anual unas pérdidas por un diferencial entre Ingresos y Gastos del 25%? Aún dejando la Inversión Pública a cero, el déficit hubiese alcanzado los 59.000 millones de euros.

En España la Deuda está provocando altos costos en intereses, en 2010 fueron más de 20.000 millones de euros. En función de que se vayan demorando las medidas de ajuste, sigan apareciendo deudas ocultas, el crecimiento de la economía se demore, etc... irán aumentando las primas de riesgo que no harán más que empeorar la situación. Esto no es cuestión de “lobos”, ni de especuladores, hágase usted la pregunta anterior y si está tranquilo invierta, y si le surge alguna duda diga a qué precio está dispuesto a prestar su apoyo. Sólo adoptando las medidas adecuadas se podrá salir de la crisis, medidas que deberán enmendar los errores cometidos, liberalizar mercados, abrirlos a la competencia real y no meras pantallas políticas oscurecidas por políticas de subvenciones que lo único que provocan es alterar el funcionamiento de los mercados. Un ejemplo lo tenemos en los precios que los consumidores pagan por la energía, precios irreales, basados en cálculos no de costes sino políticos y que al final pagamos entre todos emitiendo deuda por el diferencial tarifario, dando una patada adelante a algo que no se quiere asumir. El coste de la energía es producto de su mix de producción, y este obedece a políticas de protección frente a imponderables de hoy o del futuro ( la energía nuclear presenta riesgo, apoyamos la fotovoltaica, la eólica, … pues asumamos su coste, y punto).



QUÉ TENEMOS QUE EXIGIR A NUESTROS POLÍTICOS

En primer lugar, que no comentan el mismo error que los que le precedieron en sus cargos. Esto tiene una traducción fácil, y cada uno en su nivel.

Van a ser renovados muchos cargos, cargos que hoy deben ser analizadas sus funciones, si son necesarios, si existen duplicidades con otras administraciones. Esto es gasto corriente, y ahora es el mejor momento para revisarlo, no se trata de limitar el número de funcionarios públicos sino de los cargos vacíos, faltos de competencias y que hoy exigen los ciudadanos que se revisen.

También es el momento de anunciar una rebaja de sueldos de altos cargos políticos. Es inconcebible que alcaldes de municipios pequeños tengan sueldos de primeros ministros, de consejeros de grandes empresas cuando se trata de administrar eficazmente pequeños municipios. Es el momento de establecer tramos salariales, en función de la dedicación, del tamaño, de las funciones a asumir, etc... hay que llegar al extremo de hasta alcaldes que compatibilicen su trabajo privado y por tanto sólo ejerzan a tiempo parcial en su municipio.

De igual modo, es el momento de revisar los contratos que se realizan con personal de confianza. Las personas que tienen  que administrar lo común, lo de todos, no hace falta que sean de confianza sino que sean eficaces en su gestión.

También es el momento de limitar los gastos de representación, de protocolo, de viajes, etc... discerniendo lo privado de lo público.

También es el momento de revisar las tareas y funciones que tienen encomendadas nuestros funcionarios. Es seguro que habrá departamentos o áreas colapsadas y otras deficitarias de personal. Es el momento de reasignar, dialogar con las partes y hacer más eficiente la administración de lo público.

Los Ahorros que se produzcan irán a reducir inicialmente los volúmenes de Deuda presupuestados o los que surjan por imponderables o falta de ingresos corrientes.

La lucha contra el Déficit y la reducción de Deuda debe ser total. Al igual que en las empresas de índole privada, cuando se pasan apuros no hay más remedio que poner en venta algunos activos. En primer lugar, activos no utilizados o infrautilizados, carentes de utilidad pero que pueden tener un valor en el mercado. En segundo lugar, sacar al mercado activos o locales que se utilizan habitualmente como dependencias, oficinas o almacenes, pero que tienen valor para inversionistas que quieren tener de inquilino a una administración pública con un arrendamiento a largo plazo. En tercer lugar, analizar la conveniencia de vender total o parcialmente algunas empresas públicas, siempre que queden bien definidos y controlados los ingresos y servicios que deben prestar al ciudadano.

Si cada Administración, en la medida que le corresponda se pone manos a la obra y atiende estas recomendaciones, los niveles de Deuda disminuirán al igual que sus Déficit presupuestarios, los costes financieros disminuirán y una vez conseguidos estos objetivos el crédito manará para las empresas y economías domésticas, ya se es difícil de comprender, pero por las tuberías de crédito sólo cabe un nivel de caudal y si las administraciones públicas no dejan de picar las tuberías éste no podrá llegar al resto de la economía. Conforme se restablezca el equilibrio, irá aumentando la economía de empresas e irá disminuyendo el desempleo. Estaremos camino del equilibrio.

Las AAPP que no acometan cambios, sean austeros en su gasto, comprometerán el futuro de sus ciudadanos, de sus administrados, pues propiciarán aumentos de primas de riesgo, de subidas de impuestos, etc... que no harán más que deprimir la economía.

Las AAPP que no acometan desinversiones de activos, habrán incurrido en un alto coste de oportunidad que pagarán luego sus ciudadanos, porque finalmente con un mercado saturado de oferta de activos (de empresas y de otros países ) los precios obtenidos serán inferiores.

Sr. Alcalde, Diputado, Consejero, … El pueblo le encomedó la administración de lo común, lo de todos los ciudadanos, no delegó para que trabajaran en su propio beneficio, ni de su partido, ni de sus amigos.



Francisco Fernández Reguero
Economista

Si te gustó el artículo, ayúdame a distribuirlo

¿Quieres recibir los artículos en tu bandeja de entrada? Si, Suscríbeme

Publicar un comentario