Post destacados

Luchar contra Mercadona no es tu batalla
El uso de WhatsApp en las empresas
Básicos de gestión de un supermercado
Cliente satisfecho WhatsApp en las empresas Básicos de gestión de un supermercado
Estrategia de negocio / Posicionamiento
Proyectos / Comunicación
Gestión de negocio / Principios básicos



Focaliza tu empresa a las necesidades del cliente
Focaliza tu empresa: ventas y margen
Gran Consumo: Básicos de gestión económica del surtido
Focaliza tu empresa Focaliza, ventas y margen Gestión económica del surtido
Estrategia de negocio / Retail Estrategia de negocio / Retail Gestión de negocio / El surtido

La Deuda de nuestros mayores ayuntamientos

Fuente Wikipedia: Ayuntamiento de Málaga
El día 15 de marzo nuestro Banco de España publicó los datos sobre la Deuda de las Administraciones Públicas. Expresar como dato más significativo que la Deuda Pública Consolidada (PDE, la que tiene en cuenta Bruselas) del conjunto de AA.PP. alcanzó los 884.416 millones de euros (84,13% s/PIB), pero si añadimos las partidas no incluidas según el PDE (protocolo de déficit excesivo) estaremos muy próximos a 1,1 billones de euros. Pues son al menos estos 1,1 billones los que hay que ir renovando en estos próximos años en el mercado de deuda a su vencimiento, y poco lo que podremos amortizar, a la luz de los déficits decrecientes en los que seguirán incurriendo nuestras Administraciones Públicas.

Hoy no voy a hablar de la Deuda del conjunto de nuestras Administraciones Públicas, sino que me centraré en la Deuda de los Ayuntamientos con más de 500.000 habitantes ( Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza) y más en concreto en mi ciudad de adopción, Málaga. El conjunto de estos ayuntamientos tienen una Deuda al cierre de ejercicio de 2012 de 11.699 millones de euros, destacando Madrid que absorbe el 63,5% de la misma. También es de reseñar, el descenso del endeudamiento de Barcelona, aunque los datos que aporto no reflejan bien el saneamiento que se llevaba a cabo cuando al 3er.trimestre de 2010 su deuda era ya de 794 millones, pasando en el 4ºT del mismo año a 1.202 millones...algo tuvieron que asumir y cargar a las espaldas de sus ciudadanos.
Si nos centramos en la Deuda por habitante, ya aparece en todo su esplendor la carga tributaria no asumida aún por los habitantes de cada municipio, pero que tarde o temprano tendrán que asumir.
Da igual qué partido ha estado gobernando en cada ciudad, lo cierto es que parece que en los políticos de ámbito local tampoco la buena administración es una de sus mejores virtudes. En plena burbuja inmobiliaria y hasta su estallido las deudas fueron crecientes (salvo Barcelona), y a partir del estallido de la burbuja crecieron con más fuerza aún (ver aquí detalle BdE). 

¿Por qué nuestros políticos no se dedican a administrar correctamente los fondos que los contribuyentes ponen en sus manos? Pensad, además, que la presión tributaria local desde el estallido de la burbuja ha sido creciente sobre la ciudadanía, con lo que la Deuda creciente que a fin de cuentas expresa una acumulación de déficits presupuestarios no es más que pura ineficacia en la gestión y recorte de los ingresos disponibles de la ciudadanía. ¿Cómo va a aumentar el consumo y la inversión privada si nuestra Administración es un "agujero negro" insaciable? A los ciudadanos les rasca el bolsillo con mayores impuestos y el poco crédito que fluye en el sistema lo acapara para cubrir sus vencimientos corrientes de deuda y nuevos déficits. ¡Esto hay que cortarlo de raíz!.

Y ahora me centraré en Málaga, gobernado por el PP desde el 28-05-1995.

Durante los últimos 11 años la deuda no ha dejado de crecer, antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y sus ingresos fáciles y después también, sólo en 2012 parece que ésta ha disminuido 7 millones de euros. Actualmente, cada malagueño debe en impuestos diferidos por el principal de la deuda 1.317 euros, casi 144 euros más de lo que ingresa de media en las arcas municipales anualmente (ver aquí y aquí). Os recuerdo que los ingresos provenientes de las operaciones corrientes (impuestos, tasas, transferencias e ingresos patrimoniales) son de aproximadamente unos 660 millones de euros y que la deuda es de 748 millones. Queda claro, los malagueños debemos por la gestión cedida de la administración municipal a nuestros políticos más que los ingresos corrientes que es capaz de extraernos en un año.

Pues, pienso, que así no puede continuar la administración local de lo público, de lo que es de todos, y a la que contribuimos todos en función de nuestras rentas y uso que hacemos de sus servicios. Me gustaría que pronto, más que tarde, nuestros ayuntamientos:
  • Fuesen gestionados por personas cualificadas en el ámbito de la administración pública, cual gerentes o directores, a los que el ciudadano pueda exigir responsabilidad por su impericia o negligencia. No son cargos políticos y pueden perdurar en su cargo independientemente del color político en el poder, son sólo buenos administradores.
  • Que nuestros políticos municipales electos participaran como consejeros simplemente, cual consejo de administración en la empresa, sólo tomando decisiones importantes y que afectan al largo plazo en la gestión de los recursos, y controlando que se realiza una leal y correcta administración.
  • Que nuestros políticos municipales dejen de recibir prebendas, sueldos y mamandurrias varias por el simple hecho de ser cargo electo, y sólo tengan una compensación económica por sus asistencia a los Plenos o consejos de administración.
  • Que nuestro Alcalde sea el representante de la ciudad o el embajador en los actos públicos que requieran su presencia.
Además, añadiría que decisiones de inversión relevantes (tipo gerencia de urbanismo en Málaga o Tabacalera o ...) tuviesen que pasar por una consulta popular, ya que el endeudamiento que provoca es de difícil digestión y conlleva la hipoteca de futuros ingresos de contribuyentes al no poder propiciar descensos en la exacción de impuestos y tasas.

Y es que, qué queréis que os diga... la Administración, su gasto excesivo y sin control, es el mayor ataque que sufren nuestros bolsillos ¡¡¡eso sí son recortes y no los que está sufriendo la casta política!!! 

Hasta pronto.

---------------------------
Puede ser de interés la lectura del Manifiesto sobre el Gasto Público


Francisco Fernández Reguero.

Si te gustó el artículo, ayúdame a distribuirlo

¿Quieres recibir los artículos en tu bandeja de entrada? Si, Suscríbeme

Publicar un comentario